La comunicación es una herramienta básica para la relación entre seres humanos. A través de ella, mostramos nuestra identidad al mundo a través de nuestras ideas, opiniones y sentimientos, al mismo tiempo que conocemos las de aquellos que nos rodean. Si bien dominar nuestras dotes comunicativas es útil en cualquier etapa de la vida, al llegar a la tercera edad pueden convertirse en determinantes para mantener nuestra relación con nuestro entorno familiar y social.

En Grup MS conocemos bien la importancia de la comunicación para el bienestar de los mayores, con 35 años de experiencia en el sector de la asistencia a domicilio en Barcelona. Para facilitar la labor de sus cuidadores, profesionales o no, a continuación, te ofrecemos algunas sencillas claves que te ayudarán a mejorar tus habilidades comunicativas, adaptándolas a las necesidades específicas de la tercera edad.

Comunicación en la tercera edad

Una buena comunicación es clave. Fomenta nuestra autoestima, nos enriquece como personas y refuerza nuestros vínculos sociales y familiares. Sin embargo, a medida que envejecemos, la merma en nuestras capacidades físicas o cognitivas puede afectar a nuestras habilidades comunicativas. Esta situación puede verse agravada por la aparición de enfermedades que impliquen una pérdida auditiva o de visión, periodos con lucidez disminuida, demencia, etc., así como por el efecto de algunos fármacos.

A la hora de hablar con una persona mayor, es necesario tener en cuenta todos estos factores anteriores, para adecuarnos a sus necesidades específicas. Toma nota de estos consejos y aprende cómo lograr comunicaciones más efectivas:

  • Comunicación verbal y no verbal

Aunque tendemos a considerar la palabra como nuestro principal instrumento de comunicación, el lenguaje no verbal es igualmente importante en este intercambio de información. Nuestra postura, nuestras expresiones faciales y nuestros gestos también pueden ayudarnos a reforzar nuestro mensaje de forma visual. A la hora de hablar con una persona mayor, asegúrate de hacerlo cara a cara, mirándole a los ojos, ya que leer los labios representa una ayuda importante para muchos mayores con problemas auditivos.  Además, asegúrate de hablar de forma clara, vocalizando correctamente y con un volumen y una velocidad adecuada a tu interlocutor.

  • Ambientes sin distracciones

Cualquier conversación mejorará considerablemente si la llevamos a cabo en un entorno propicio. Si el mayor se siente cómodo y a gusto, le será más sencillo concentrarse en tus palabras y mantener la atención. En casa, apaga la televisión o la radio para evitar distracciones innecesarias. Si decides salir fuera, evita ambientes demasiado concurridos o bulliciosos.

  • Simplifica tu mensaje

A medida que envejecemos, nuestra capacidad de aprendizaje se ralentiza, con lo que necesitamos mayor tiempo y esfuerzo para asimilar la información y memorizarla. Si al conversar con una persona mayor priorizamos el uso de palabras sencillas y expresiones cortas y concretas, simplificamos nuestro mensaje y facilitamos su comprensión para nuestro interlocutor. El uso de preguntas directas – por ejemplo, “¿Quieres comer pescado?” en vez de “¿Qué quieres comer?”- también funciona muy bien en estos casos.

El uso de palabras excesivamente técnicas o neologismos, por el contrario, puede llegar a hacer incomprensible el mensaje. Este hecho debe ser tenido en cuenta en especial cuando hablamos de temas médicos, relativos a la salud del mayor. Si precisa tratamiento, es fundamental que el paciente comprenda en qué consiste y cómo seguirlo. En este sentido, contar con un cuidador a domicilio puede ser de gran ayuda para asegurar una toma adecuada de la medicación o unos hábitos nutricionales adecuados, por ejemplo.

  • Discurso ordenado

Por la misma razón que debemos simplificar nuestro mensaje, es necesario que, a la hora de hablar con una persona mayor, prestemos atención a nuestro discurso. Transmitir tus ideas de forma clara y ordenada, evitando cambios de tema y circunloquios innecesarios, facilitará mucho su comprensión.

Cuando se trate de una conversación importante, tómate tu tiempo para explicarte y no dudes en preguntar para asegurarte de que se han entendido los conceptos que consideres importantes. De la misma forma, ofrece al anciano la oportunidad de preguntar, consultar sus dudas y aportar sus opiniones a la conversación.

  • Ayudas visuales

Si bien cualquier conversación cotidiana puede ser importante, ¿qué ocurre cuando necesitamos que nuestro familiar tome la medicación a su hora o recuerde hacer determinado recado? Usar apoyos visuales, como las clásicas listas en la nevera o los post-it con recordatorios, nos será muy útil en estos casos. Los dibujos y esquemas también son recursos muy eficaces para transmitir un mensaje de forma gráfica, precisa y clara.

  • La importancia de saber escuchar

Ante todo, no debemos olvidar que la comunicación es un canal bidireccional, por lo que saber escuchar tan importante como lo que decimos. Una buena conversación es la forma más sencilla de evaluar el estado de ánimo de la persona a nuestro cargo, una oportunidad para conocer sus miedos e inquietudes, cómo se siente y qué le preocupa.

Al mismo tiempo, reforzamos nuestros vínculos emocionales y nos mantenemos conectados al entorno que nos rodea. Sentirse escuchados y comprendidos es especialmente importante en el caso de aquellos ancianos que viven solos.

¿Tienes un familiar en esta situación y estás buscando cuidadoras a domicilio en Barcelona para su cuidado? Si las circunstancias te impiden visitarlo con frecuencia, contar con un cuidador a domicilio representa una gran alternativa para cuidar del bienestar emocional y mental de los mayores, manteniendo a raya la soledad.

¿Buscas expertos en ayuda a domicilio en Barcelona?

Si has tomado nota de estos consejos, ¡ahora solo queda ponerlos en práctica! El contacto familiar siempre supondrá un apoyo emocional inigualable para los mayores, especialmente para aquellos que viven solos. ¿Tienes un familiar anciano en esta situación y quieres asegurarte de que recibe cada día la atención adecuada? Cuando el tiempo o la distancia hacen imposible visitar a nuestros mayores con la frecuencia con la que nos gustaría, considera contratar los servicios de un profesional de la ayuda a domicilio en Barcelona, especializado en la atención a la tercera edad.

Para adaptarse a distintas necesidades, las empresas de cuidado de ancianos ofrecen diferentes servicios de asistencia domiciliaria, desde cuidadores por horas a cuidadores internos.  Si estás buscando empresas de ayuda a domicilio en Barcelona, en Grup MS podemos ofrecerte un plan de cuidados integral, con todos los servicios y profesionales que puedas necesitar, desde cuidadores o enfermeras a domicilio a personal doméstico. Contacta con nosotros y crearemos un plan de atención personalizado, teniendo en cuenta las necesidades de tu familiar y tu familia.

Si quieres obtener más información acerca de la comunicación con personas mayores visita Wikihow.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies