Damos la bienvenida a una nueva temporada estival y con ella a los días soleados, los largos paseos, las tardes de parques y terrazas… Pero para la tercera edad, las altas temperaturas representan también una amenaza que no debe ser menospreciada: el golpe de calor. Desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)  nos recuerdan un año más que los mayores de 65 constituyen uno de los colectivos con mayor riesgo de sufrir este tipo de shock térmico.

Gracias a nuestra extensa experiencia en el cuidado de personas mayores a domicilio en Barcelona, en Grup MS sabemos bien que la prevención y un rápido diagnóstico son claves para evitar o minimizar las consecuencias de un golpe de calor. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo debemos tratarlo? A continuación, te mostramos cómo reconocer y prevenir los golpes de calor entre la tercera edad.

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor, también conocido como hipertermia, es un trastorno caracterizado por el fallo de varios órganos como consecuencia de un aumento excesivo de la temperatura corporal.  Pero, ¿por qué se produce un golpe de calor? Normalmente, nuestro organismo se encuentra a 37ºC. Cuando la temperatura exterior es alta y no reponemos los líquidos que perdemos por la sudoración, tiene lugar la deshidratación: la tensión arterial cae y aparecen la debilidad o los calambres musculares. Si esta situación se prolonga en el tiempo, el cuerpo pierde la capacidad de sudar y la piel se enrojece. Cuando la temperatura corporal supera los 40º, entramos en hipertermia, comúnmente denominada golpe de calor.

Ahora que ya conocemos qué supone un golpe de calor para nuestro organismo, veámos cuáles son sus síntomas externos. Entre los más comunes figuran el dolor de cabeza, mareos, náuseas y escalofríos, piel seca y enrojecida o sensación de sequedad en la boca. También puede producirse calambres musculares, desorientación, pérdida de conciencia o confusión. En los casos más graves, un golpe de calor puede derivar en una situación de fallo multiorgánico, convulsiones o coma, pudiendo llegar a ser letal. Aprender a identificar correctamente estos síntomas es un conocimiento básico para el cuidado de los mayores durante la época estival.

¿Por qué hay más riesgo entre las personas mayores?

Uno de los principales motivos de la mayor incidencia del golpe de calor entre la población de la tercera edad es la hidratación insuficiente. Desde la SEGG apuntan que en los ancianos tienen una sensación reducida del calor y menor percepción de sed. Como consecuencia, se protege menos del sol y no repone los líquidos necesarios, con lo que aumenta el riesgo de deshidratación. Si además hablamos de personas mayores con enfermedades degenerativas o crónicas, con sobrepeso o con medicación, el peligro se incrementa.

Por otra parte, en el caso de los ancianos el golpe de calor puede confundirse con otros síntomas, como la fiebre o las taquicardias. Desde la SEGG se recomienda que, siempre que atravesemos un periodo de altas temperaturas, consideremos el golpe de calor como una posibilidad. Saber identificar un golpe de calor en sus momentos iniciales puede resultar complicado para un observador sin formación sanitaria, por lo que, especialmente en esta época, es recomendable que los mayores cuenten con la supervisión diaria de un cuidador a domicilio o un cuidador de personas mayores por horas.

Cuidado de mayores: consejos para prevenir golpes de calor 

Como hemos mencionado anteriormente, la observación es una de las formas más eficaces de prevenir un golpe de calor, pero además, hay muchos gestos sencillos que pueden ayudarnos a disfrutar del verano, sin temor a las altas temperaturas:

  • Evitar la exposición al sol con temperaturas elevadas, especialmente en las horas centrales del día o cuando la humedad relativa supere el 69%.
  • Tomar más líquidos para mantener una hidratación adecuada, sin esperar a que aparezca la sensación de sed. La SEGG recomienda el consumo de agua infusiones y zumos de frutas, evitando el de bebidas alcohólicas.
  • Hacer comidas más ligeras, para evitar las digestiones pesadas.
  • Evitar cualquier ejercicio o actividad física que aumente la sudoración.
  • Para vestir, mejor los tejidos ligeros, como el algodón, y los colores claros. Tampoco debemos olvidar proteger la cabeza del sol con un sombrero o una gorra.
  • Mantener la casa fresca y ventilada.

Estos sencillos consejos serán de gran ayuda si tienen a una persona mayor a tu cargo pero, en las situaciones más delicadas, puede ser necesaria una atención profesional. Los cuidadores de ancianos son una excelente alternativa a las residencias o centros de día para aquellas personas mayores que quieres seguir viviendo solas, pero precisan de asistencia diaria.

¿Estás buscando empresas de cuidado de ancianos con servicio de cuidadoras a domicilio en Barcelona? En Grup MS contamos con cuidadores de personas mayores en Barcelona, expertos en la atención a la tercera edad y las personas dependientes.

Cuidado de personas mayores a domicilio en Barcelona

Una supervisión constante y minuciosa es clave para prevenir los golpes de calor y minimizar sus consecuencias, cuando ya se han producido. En el caso de los mayores que viven solos, el papel del cuidador de ancianos resulta fundamental para mantener ese control continuo. Además de ayudar con las tareas diarias, este profesional se encarga también de controlar la medicación y vigilar el estado general de salud de la persona a su cargo, tanto desde el punto de vista físico como mental.

Si estás buscando empresas de cuidado de personas mayores en Barcelona, en Grup MS contamos con más de 35 años de experiencia en el sector de la atención domiciliaria, con un servicio integral adaptado a las necesidades de cada cliente. ¿Necesitas contratar los servicios de cuidadores en Barcelona? ¿Estás buscando una cuidadora de ancianos interna o un cuidador a domicilio por horas? Sean cuales sean tus necesidades y las de tu familiar, crearemos un plan de cuidados personalizado, totalmente a medida.

Además de cuidadores a domicilio en Barcelona, en Grup MS también contamos con personal doméstico o servicio de enfermería a domicilio, para aquellos mayores que precisan de una atención médica especializada.

 

Si queréis más información, en el diario de ABC, encontrarás más consejos para evitar el peligroso golpe de calor y cuidar de las personas mayores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies