Con una pirámide demográfica cada vez más envejecida, los cuidadores de enfermos se han convertido en una de las profesiones más demandadas en la actualidad dentro del sector de servicios asistenciales. El cuidado de enfermos a domicilio representa una alternativa para garantizar una atención de calidad para pacientes con dolencias crónicas o pérdida de autonomía, sin renunciar a la comodidad del hogar.

¿Estás valorando recurrir a los servicios de estos expertos en dependencia y tercera edad? Las tareas de estos profesionales van mucho más allá de los cuidados médicos.

Claves indispensables para el cuidado y acompañamiento a domicilio

  1. Valentía, cuando más lo necesitas

Por muy racionales que seamos, el dolor, la enfermedad y la muerte siguen figurando entre los mayores temores del ser humano. El diagnóstico de una enfermedad, en especial si se trata de un trastorno grave o crónico, siempre asusta, aunque, en muchos casos, el miedo de los pacientes nace del desconocimiento y la incertidumbre ante esta nueva situación.

La labor de los cuidadores de enfermos es clave para aceptar las nuevas circunstancias, adaptarse a las posibles limitaciones, y ser conscientes de que la vida todavía tiene mucho que ofrecer.

  1. Conocimientos y experiencia

Aunque el amor sea una de las fuerzas más poderosas con las que contamos para superar situaciones difíciles, también debemos aceptar que, por desgracia, no constituye un remedio milagroso para todos los males. Cuando falla la salud, es momento de confiar en la ciencia y la medicina moderna y ponernos en las mejores manos.

El cuidado de enfermos a domicilio exige contar con los conocimientos adecuados y la experiencia necesaria para llevarlos a la práctica. Si estás pensando en contratar un cuidador para ocuparse de un familiar mayor o dependiente, apuesta por profesionales especializados en la atención a estos colectivos, que sepan dar respuesta a sus necesidades específicas.

  1. Perspectiva positiva

Si bien el tratamiento y los cuidados médicos son básicos para abordar la enfermedad, los expertos también coinciden en apuntar la importancia que tiene mantener el optimismo y el buen ánimo sobre su evolución. Los cuidadores de enfermos representan un apoyo emocional extraordinario para mantener una actitud positiva en estos momentos y ayudar al paciente a comprender que, sea cual sea la situación, ¡siempre hay razones para seguir adelante!

  1. Implicación

Aunque contemos con una excelente preparación, cuidar enfermos no supone una tarea fácil.  La vocación es otra de las cualidades indispensables en la asistencia a domicilio, una profesión que exige dedicación, una alta implicación emocional y flexibilidad para adaptarse a las circunstancias de cada paciente y ser capaces de usar todos los recursos a nuestro alcance para mejorar su calidad de vida.

  1. Paciencia

Además de los síntomas propios de cada patología particular, muchos enfermos pueden sufrir cambios de carácter, irritabilidad, depresión y otros muchos trastornos del ánimo. La paciencia es una actitud clave para no desfallecer en este tipo de situaciones, tanto si hablamos de la familia como de cuidadores de enfermos profesionales.

Paciencia para escuchar al enfermo, para entenderle, para ser consciente de su realidad cotidiana y hacerle comprender que, sean cuales sean los desafíos que la vida nos ponga por delante, siempre encontrará en el cuidador un apoyo incondicional para afrontarlos.

  1. Empatía

La empatía puede definirse como la capacidad para conectar con otras personas a nivel emocional. Esta cualidad, indispensable para cuidar enfermos a domicilio, nos permite ponernos en la piel del paciente y ver la situación desde su perspectiva, sin dejarnos influir por los prejuicios.  En este sentido, es importante recordar que la empatía no implica un juicio de valor.

Cada persona es diferente y se enfrenta a la enfermedad a su manera. El papel de los cuidadores no es juzgar al paciente, sino comprender lo que le motiva para adoptar la actitud más adecuada en cada caso.

  1. Saber escuchar

Esta cualidad es clave para ayudar a los enfermos a superar la incertidumbre y los temores que nos plantea cualquier problema de salud: miedo al dolor, a la soledad, al futuro… El cuidado de enfermos a domicilio exige saber escuchar de una forma activa, para entender al paciente, identificar sus necesidades, tanto a nivel físico como emocional, y modificar la actitud en consecuencia, para darles respuesta de la mejor forma posible. Además, la escucha activa también es una práctica muy útil para reforzar la autoestima.

  1. Inteligencia emocional

Esta capacidad puede definirse como la habilidad para identificar las propias emociones y las de las personas que nos rodean y utilizar esta información para gestionar nuestros sentimientos y modificar nuestra conducta para alcanzar nuestros objetivos.

Para los cuidadores de enfermos, la inteligencia emocional es tan importante como la capacitación técnica, ya que resulta vital para identificar las necesidades del paciente a nivel psicológico y emocional.

  1. Honestidad

Aunque el cuidado de enfermos a domicilio exige a los cuidadores mantener una actitud positiva en todo momento, esto no quiere decir que haya que disfrazar la realidad. Los cuidadores siempre deben tratar al enfermo con honestidad, hablando abiertamente y con naturalidad de sus trastornos y dolencias para despejar sus posibles dudas y aportándole toda la información necesaria para comprender y asumir sus circunstancias, sin miedo, pero siempre con la verdad por delante.

  1. Cariño, siempre y ante todo

Sentirnos queridos y apreciados es una de las necesidades básicas del ser humano y, cuando hablamos de cuidar enfermos, el cariño representa un potente impulso adicional para seguir adelante. El amor puede ser una herramienta mucho más poderosa de lo que pensamos. Una palabra amable, una caricia o un abrazo pueden ser realmente efectivos para hacer sentir al enfermo que no está solo y que tiene a su lado una persona con la que siempre puede contar.

En definitiva, como puedes ver, la calidad humana es una cualidad imprescindible cuando hablamos de cuidar enfermos a domicilio. Si necesitas ayuda para ocuparte de un familiar enfermo o anciano, en Grup MS contamos con un equipo humano altamente cualificado y motivado, con una amplia experiencia en la atención a la tercera edad y personas dependientes. Cuidadores, enfermeras a domicilio y personal doméstico, para garantizarte que tu familiar se encuentra en las mejores manos. ¡Contacta con nosotros!

Si quieres más información, en ETAC encontrarás algunos consejos para el cuidado de enfermos a domicilio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies