Durante el verano todos corremos un elevado riesgo de deshidratación, sobre todo los ancianos y los niños. Este peligro es aún mayor si la persona mayor tiene alguna discapacidad, dificultados para moverse o una alteración mental como la demencia. El cuidado de ancianos se debe intensificar durante el periodo estival ya sea con un servicio de enfermería a domicilio o con cuidadores de enfermos en casa. La deshidratación se debe a factores biológicos como, por ejemplo, la disminución del agua corporal, alteración de los mecanismos cerebrales de la sed o la disminución de la producción de hormonas que retienen el agua. A parte de conocer en qué consiste la deshidratación es importante saber cómo combatirla. A continuación, vamos a profundizar un poco más en todos estos temas.

¿Qué es la deshidratación en el cuidado de personas mayores?

La hidratación es muy importante para desarrollar procesos fisiológicos básicos como la digestión, regulación de la temperatura, prevenir el estreñimiento, etc. Cuando no tenemos suficiente agua en nuestro organismo para desarrollar estas actividades es cuando se produce la deshidratación. El agua no llega a las células y se gasta más de la que se consume. Tener enfermeras en casa de manera interna que aporten cuidados de enfermos a domicilio es una gran ayuda para que tu familiar de la tercera edad beba agua y no sufra deshidratación.

La temperatura, la humedad, el nivel de actividad o las distintas etapas de la vida influyen a la hora de hidratarse. El cuidado de ancianos, sobre todo en verano y en aquellos que sean dependientes, para que beban agua y permanezcan hidratados es muy importante. Existen cuidadores de enfermos a domicilio que tienen en cuenta estos y otros muchos aspectos para que tu familiar de la tercera edad esté cuidado y no sufra consecuencias de la deshidratación.

Cómo se manifiesta en el cuidado de los ancianos

Durante el verano el riesgo de sufrir deshidratación también conocida como ‘golpe de calor’ es más peligroso. Los cuidadores de enfermos prestan mucha más atención a los síntomas que pueda manifestar la persona de la tercera edad como resultado de una deshidratación. Algunos de los más comunes son: aumento de la temperatura corporal tras una exposición al sol o por no consumir agua; desorientación y mareo que a veces incluye vómitos; diarrea; dificultad respiratoria; disminución de la cantidad de orina; sequedad en la piel, etc. Las caídas son otro signo de deshidratación que se manifiesta en los/las ancianos/As. De hecho, es una de las más comunes. La ayuda a personas mayores para que no sufran estos síntomas se debe aportar durante todo el día, ya sea dándoles agua para beber o estar atentos ante cualquier signo de deshidratación.

Cómo prevenir la deshidratación

Los expertos recomiendan beber de 2 a 3 litros de líquido al día. Esta cantidad se puede aumentar durante el verano que es cuando hace más calor o tras una intensa actividad física. El caso de las personas mayores es muy delicado porque tienen el sistema inmunológico debilitado, menos proporción de agua en el organismo y les cuesta más beber. Hay que tener en cuenta que alimentos como las frutas y verduras tienen un alto contenido en agua que alcanza casi el 85% de su peso. La carne y el pescado también son productos que pueden tener hasta un 50% de agua. Expertos como el servicio de enfermería a domicilio son conscientes de ello así que saben qué pasos deben seguir para mantener a tu familiar dependiente hidratado. Algunas de las soluciones para combatir la deshidratación son:

  • Beber agua con sabores que tienen más del 90% de agua.
  • Sensibilizar a los familiares de la ayuda a personas mayores para que no sufran deshidratación.
  • Tener ropa ligera que transpire el sudor.
  • Evitar las bebidas con alcohol y las gaseosas. Tampoco se deben tomar bebidas enriquecidas con minerales porque pueden provocar descompensaciones de la hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca u otros problemas de salud.
  • Distribuir la ingesta de líquidos durante todo el día. Las enfermeras a domicilio son profesionales en el cuidado de ancianos y saben cuál es la dosis de líquidos que deben consumir, cómo y cuando.
  • Si cuentas con enfermeras en casa de manera interna, es conveniente que durante las calurosas noches de verano se preste más atención a tu familiar de la tercera edad para que se tome un vaso de agua si se despierta. Los cuidadores de enfermos estarán pendientes de su salud en todo momento.
  • Comer frutas y verduras que son ricas en agua como la sandía, el melón, el melocotón, la cereza, etc. Es decir, todos los productos de temporada. El verano es una época idónea para comer sano y rico.
  • No tomar medicamentos diuréticos a no ser que estén indicados por un profesional médico. Como hemos mencionado, los ancianos tienen un sistema inmunológico debilitado y muy poca retención de líquidos. Si los elimina en la orina, por ejemplo, al consumir alimentos o medicamentos diuréticos serán más propensos de padecer una deshidratación.
  • Evitar la exposición al sol en horarios extremos como a primera hora del día o última de la tarde. También es conveniente que use protección solar, gorras o sombreros y gafas de sol ante cualquier inevitable exposición. El cuidar personas mayores para que estén hidratadas no se limita solo a su alimentación.
  • Mantener ventilados y refrigerados los ambientes de la casa, sobre todo si hablamos de personas dependientes o incapacitadas que pasan muchas horas en el sofá.
  • En días de calor intensa se debe aumentar el consumo de líquidos.

A pesar de estos consejos, los cuidadores de enfermos a domicilio deben estar atentos ante cualquier cambio o alteración del estado mental. Ante un síntoma de deshidratación se debe acudir al médico para que inspeccione a la persona mayor y haga una rápida intervención. En Grup MS somos conscientes de la importancia del cuidado de ancianos por ello ponemos a tu disposición a un equipo de enfermeras a domicilio para mejorar la calidad de vida de tu familiar mayor. Además, nuestros profesionales prestan numerosos servicios, solo tienes que informarte llamando por teléfono o acudiendo a cualquiera de nuestras oficinas para saber cómo podemos ayudarte.

 

Si quieres saber más, en ABC, podrás conocer más consejos para prevenir golpes de calor, deshidratación, etc. a la hora del cuidado de ancianos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies